La ansiedad se genera algunas veces ante la maternidad…:¿Estaré a la altura?, ¿Seré una buena madre? Detrás de la ansiedad siempre hay algunas preguntas sin respuesta. Que necesitan una respuesta.

Trastorno de Ansiedad Generalizada. Consultamos el Manual de criterios diagnósticos (DSM-IV-TR) ¿Qué es más importante? ¿El diagnóstico o el proceso?

Proceso: Las personas y circunstancias que componen el contexto de esa persona.

Si la ansiedad es un síntoma

–          Si los síntomas son expresión de un conflicto

–          Si es un momento en el que confluyen cuestiones contradictorias que han llevado a un conflicto

  • Intra-psíquico del que la persona no puede salir,

+ Comprender –se es un paso necesario

(para) entender por qué y cómo se han producido los síntomas, nos ayudará

Será una pieza clave

Para entender- el propio interesado

La persona interesada

Cómo salir de esa situación y no volver a repetirla                             

Ansiedad

Las crisis de ansiedad son un momento de máxima presión, pueden aparecer ganas de  SALIR CORRIENDO.

¿Salir corriendo de dónde?

¿hacia dónde?

Un efecto característico que acompaña a las crisis de ansiedad

es la sensación de pérdida

Del

Sentido

Nada tiene sentido

La persona se pregunta por qué hace lo que hace.

Hacia dónde va su vida.

Es una pregunta que también aparece con frecuencia en la Adolescencia.

La ansiedad es un acompañante frecuente cuando la chica o el chico no consiguen situarse en una cadena de relaciones que tenga sentido. Positivo preferiblemente.

Este síntoma, la ansiedad, unida a la falta de sentido de lo que rodea, es una lcara señal de que la persona se está buscando a sí misma.

Y no se encuentra.

¿Dónde encontrarse?

¿Hacia dónde huir?

 El deseo es el camino del encuentro

Consigo mismo y con los demás.

Es decir, si una o uno no se ha escuchado, no está con personas que hayan podido/sabido escucharla, entonces la carrera es un intento de encontrarse a sí mismo.

Recuerdo a una chica adolescente. Había llegado –produce cierto horror- en una de sus crisis de ansiedad, a “autolesionarse”, a producirse heridas en las manos y en los brazos. Echaba la culpa al gato cuando alguien le preguntaba. Usaba mangas largas cuando hacía un calor insoportable. Sentía dolor pero también alivio. Se tranquilizaba. SENTÍA.

La soledad puede ser terrible. Abismal. Eterna

Huir de la soledad

“Ansiedad de tenerte en mis brazos

Musitando palabras de Amor”

El deseo: un camino de resistencia a la ansiedad

 Superar la ansiedad

¿Qué deseas tú?

Anticípate a la ansiedad, averigua qué es lo que tú y solamente tú, deseas

Hacer, mirar, saborear, esperar, proyectar, disfrutar, conocer, construir, investigar, realizar

Ante la ansiedad y sus crisis, cada persona reacciona de una forma DIFERENTE. Aunque los síntomas y las formas de padecerlo se parecen, lo que los ha motivado es diferente, como también las formas de intentar “amarrar” la ansiedad.

Una de las formas es la salida obsesiva. La persona es consciente de los motivos de angustia que la tienen enredada, y les da una vuelta tras otra, o a los mismos síntomas, una y otra vez, en bucle o en espiral, sin principio ni final.

La acción es puramente mental.

El tiempo se detiene.

La mente no es capaz de parar un solo instante. De día y de noche.

Una forma de salir del bucle, después de tomar conciencia con alguien que no nos dé consejos, que nos escuche en una dimensión personal, es actuar siguiendo los propios deseos.

Reconocer un deseo es importante.

Beber hasta emborracharse no es un deseo. Es otra forma de huir de la ANSIEDAD.

La ansiedad también tiene que ver con la dependencia emocional. Es frecuente que algunas crisis de ansiedad se desencadenen al terminar una relación.

Es bien sabido –y el Psicoanalista Sigmund Freud fue el primero en ponerlo de manifiesto- que la “descarga sexual eficaz” es un relajante natural poderoso.

El problema puede surgir cuando la relación personal no está en consonancia con la relación sexual. O viceversa. Todas las personas buscan una relación de amor y de respeto mutuo, de ilusión y admiración incluso y además con una buena comunicación en la esfera sexual.

Donde entenderemos el “acto sexual” como una parte de todo un territorio de comunicación donde la piel es el transporte que se extiende a lo largo de todo un recorrido que acerca dos mundos: dos seres humanos.

En ocasiones es cierto que ni tan siquiera un orgasmo sexual consigue paliar los efectos de la ansiedad y persisten los síntomas, la ideación repetitiva, el insomnio… La pulsión de vida lucha con ternura contra la pulsión de muerte.

Ser reconocido, ser reconocida. Y recordado, recordada. Y valorada y amada. Y en el mismo gesto amar, devolver la mirada limpia de reproches, de temores, de desesperanzas.

La seguridad en el futuro es algo que a todos atrae, y sin embargo esta vida es incertidumbre. Soportar la incertidumbre

Y la ansiedad.

Mamá y Papá tienen algo que ver en ello.

Lo que se repite en la forma de amar es la forma en que ya te amaron. Esa es la tragedia humana. Buscamos lo que ya nos dieron, aunque no nos haya gustado mucho. Es un guión con trampa. No es libre. Está condicionado.

A veces la ansiedad es querer ser amado como un niño por una madre. Con el famoso “amor incondicional”. Una madre perfecta amando a su bebé maravilloso.

Es todo lo contrario. Solamente después de la decepción podemos reconocer al otro como un ser herido, igual que tú. Y entonces, en ese espejo roto, decidir amarlo.

Ansiedad, de tenerte en mis brazos musitando palabras de amor.

Sara Blasco, 12 de Junio 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario